No bajemos la guardia

 

2000px-Flag_of_Andalucía.svgHace un mes hemos visto cómo el panorama político en Andalucía se ha visto alterado tras las últimas elecciones autonómicas. Por primera vez en casi 40 años no hay un gobierno que sea de color socialista. Para ello, el PP ha necesitado del apoyo de Ciudadanos y de la extrema derecha para que Moreno Bonilla sea el nuevo inquilino del Palacio de San Telmo. En los pactos que se han dado a conocer se han acordado medidas de un corte absolutamente neoliberal: bajada de impuestos a los ricos; venta de suelo público; tijeretazo a las subvenciones, etc. Entre las medidas que van a tomar, la educación no es una excepción, y estas medidas son especialmente preocupantes en lo que concierne a la educación pública.

Bajo el paraguas de lo que llaman libertad educativa, quieren eliminar las zonas educativas. Pretenden dar impulso a la educación concertada, privada y, lo que es más indignante, diferenciada. Entre estas medidas también se propone concertar el Bachillerato y la Formación Profesional, y por supuesto no puede faltar el mal llamado bilingüismo.

Cuando hablan de educación diferenciada, ni que decir tiene que se trata de centros escolares que segregan por sexos. Además de la pretensión de la extrema derecha de incorporar el llamado pin parental para que los padres se puedan negar a que sus hijos realicen actividades con las que no están de acuerdo.

Ni más ni menos estamos ante la reedición de las medidas educativas realizadas en la Comunidad de Madrid por parte del PP durante la etapa de Aguirre, continuadas por Cifuentes y Garrido con el apoyo de Ciudadanos, que tanto daño han hecho a la enseñanza pública y tantas desigualdades han generado. Ahora mismo la Comunidad de Madrid presenta uno de los mayores niveles de desigualdad en las aulas de toda Europa, al nivel de Rumanía o Hungría.

No es que aquí estemos mucho mejor. Bajo el paraguas del PP la educación concertada ha recibido 560 millones de euros en la última década, mientras que la educación pública ha perdido 56 millones en el mismo periodo, en especial durante el periodo del actual consejero de educación.

Debemos estar vigilantes ante esta deriva segregadora. El derecho a la educación está recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Declaración de los Derechos del Niño. Debemos seguir luchando por una educación pública, integradora, laica y de calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s